Lo que creemos

Iglesia Cristiana La Viña Chile
DECLARACIÓN TELOGICA DE LAS IGLESIA LA VIÑA

    CREEMOS que Dios es el Rey Eterno. Él existe desde la eternidad como el único Dios Viviente y Verdadero en tres personas de una sola sustancia, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, iguales en poder y gloria.

    CREEMOS que el reino de Dios es eterno. Desde su trono, a través de su Hijo, su Palabra eterna, Dios creó, sostiene y gobierna todo lo que existe: los lugares celestiales, las huestes de ángeles, el universo, la tierra, toda cosa viviente y los seres humanos.

    CREEMOS que Dios creó la humanidad a su imagen, varón y hembra, para mantener una relación con ésta y gobernar la tierra. A través de la tentación y caída de nuestros primeros padres, Satanás y sus huestes demoníacas tuvieron acceso a la buena creación de Dios. Por lo que los seres humanos nacen en pecado, sujetos al juicio divino.

    CREEMOS que Dios no abandonó su gobierno sobre la tierra que Él sigue sosteniéndolo por su providencia. Sino que prometió redimir al ser humano para volverlo a Dios y que Dios cumplió sus promesas proféticas de salvación enviando su único Hijo, Jesús, al mundo.
    Concebido por el Espíritu Santo y nacido de una virgen, María, como verdadero Dios y verdadero hombre en una persona. Jesús fue ungido como el Mesías de Dios y con el poder del Espíritu Santo, iniciando el gobierno del Reino de Dios en la tierra, derrotando el gobierno de Satanás resistiendo la tentación, predicando las buenas nuevas de salvación, sanando a los enfermos, echando fuera demonios y resucitando a los muertos.

    CREEMOS que Jesús resucitado ascendió a los cielos y que junto con el Padre enviaron al Espíritu Santo que fue derramado sobre la Iglesia con poder en Pentecostés, bautizando a los creyentes en el cuerpo de Cristo y liberando a los mismos en los dones del Espíritu.

    CREEMOS que el Espíritu Santo mora en cada creyente en Jesucristo y que Él es el Ayudador, Maestro y Guía que mora en nosotros. Creemos en la llenura o capacitación de poder del Espíritu Santo para el ministerio hoy, que a menudo es una experiencia consciente. Creemos en el ministerio actual del Espíritu y en el ejercicio de todos los dones bíblicos del Espíritu.

    CREEMOS que el Espíritu Santo inspiró a los autores humanos de la Santa Escritura, de modo que la Biblia no tiene ningún error en sus manuscritos originales. Recibimos los sesenta y seis libros del Antiguo y del Nuevo Testamento como nuestra autoridad final y absoluta, la única regla infalible de fe y práctica.

    CREEMOS que todo el mundo está bajo el dominio de Satanás y que todos los hombres son pecadores por naturaleza y elección. Por tanto todos los hombres están bajo el justo juicio de Dios. Por medio de la predicación de las Buenas Noticias de Jesús y el Reino de Dios y la obra del Espíritu Santo, Dios regenera, justifica, adopta y santifica a través de Jesús por el Espíritu a todos los que se arrepienten de sus pecados y confían en Jesucristo como Señor y Salvador.

    CREEMOS en la Iglesia, una, santa y universal. Todos los que se arrepienten de sus pecados y confiesan a Jesús como Señor y Salvador son regenerados por el Espíritu Santo y forman el vivo Cuerpo de Cristo, del cual Él es la cabeza y del cual todos nosotros somos miembros.

    CREEMOS que Jesucristo encomendó dos ordenanzas a la Iglesia: el Bautismo en agua y la Cena del Señor. Ambas están disponibles para todos los creyentes.

    CREEMOS que el Reino de Dios vino con el ministerio de nuestro Señor Jesucristo y que sigue viniendo con el ministerio del Espíritu a través de la Iglesia y que será consumado en la gloriosa aparición visible y triunfante de Cristo, su regreso a la tierra como Rey, para que finalmente Dios será todo en todos y su reino, su gobierno serán cumplidos en los nuevos cielos y la nueva tierra, recreados por su soberano poder, en el que reinará la justicia y en el que Él será alabado por siempre.